Sergio Massa y Javier Miele: la batalla final por el futuro de Argentina | Más de 35 millones de argentinos podrán elegir al próximo presidente

La moneda está en el aire. Después de cinco meses de campaña, realineamientos partidistas, candidatos que se han quedado en el camino y, por fin, una remodelación total del mapa político -con alianzas impensables hasta hace unas semanas-, Sergio Massa y Javier Miele se enfrentan en la batalla final. Presidencia de Argentina. Ambos candidatos, tal como han trabajado desde el comienzo de la campaña, han optado por polarizarse mutuamente y construir sus candidaturas contra la imagen del otro: amenaza neofascista y psicótica, uno, corrupción en el poder y casta eterna, el otro. Las juntas políticas, empresariales, sindicales y mediáticas se reorganizaron en torno a cada candidato, y hasta el día de hoy, si hay algo en lo que coinciden ambos bandos -la presencia de un 10-12 por ciento de blancos e indecisos- es que, pase lo que pase en El 19-N, Argentina iniciará una nueva etapa.

Este domingo, más de 35 millones de argentinos están habilitados para votar, Sergio Massa – Agustín Rossi o Javier Miele – Victoria Villarreal. Si bien las últimas encuestas dan una ligera ventaja a la fórmula de La Libertad Avanza, los equipos técnicos de ambos candidatos admiten que se encuentran ante una situación de empate técnico. Mili llega el domingo animado por su alianza con el marxismo -que marcó el tono de la campaña y de su futuro gabinete, además de proporcionarle nuevos votos, financiación y un marco de supervisión- y convencido de que está un paso por delante. lejos de la victoria. Massa, en cambio, se presenta como más moderado, contento con el camino recorrido y confiado en el apoyo de la estructura peronista en todo el territorio nacional.

La cuenta regresiva viene acompañada de una mancha: una serie de fraudes que los libertarios han estado agitando durante días. El LLA tuvo que dar marcha atrás -por falta de pruebas- en su denuncia contra la Gendermerie, pero el peronismo está alerta: teme que el proceso electoral sea sucio -como ya ocurrió en EE.UU. y Brasil- y se genere un ambiente denso. creado durante el día, especialmente por la decisión de Millay de no enviar el número requerido de papeletas a la Cámara Nacional Electoral.

Sergio Massa: un candidato improbable

El candidato a Ministro de la Patria de la Unión llevó a cabo una campaña improbable con elegancia y fluidez. En eso coinciden kirchneristas y massistas, bonaerenses y norteños. Los más optimistas identifican que este acontecimiento -un «milagro», dicen, en un contexto de inflación del 140 por ciento-, combinado con la organización regional del peronismo y el odio generado por la imagen de Miley, serán suficientes para ganar. El temor más pesimista es que el antiperonismo –impuesto vigorosamente– y el desgaste de los últimos ocho años sigan pesando mucho desde que Mauricio Macri intervino en la campaña. «La mejor campaña que se pudo haber hecho: de menor a mayor, de chaqueta y corbata a la más virulenta. Eso es todo. La elección se define por si el ‘No’ Miley tiene sobrepeso o sobrepeso. Antiperonismo», resumió el cansado de la campaña, uno de los líderes nacionales más activos.

READ  Los 30 mejores Bolsos Marrones Mujer capaces: la mejor revisión sobre Bolsos Marrones Mujer

Sergio Massa trazó un plan de campaña y lo siguió al pie de la letra. La primera fase estuvo marcada por la consolidación del voto kirchnerista –incluso en la campaña interna contra Juan Grapois– y fortaleció la candidatura de unidad después de años de furiosas luchas internas dentro del Frente de Todos. Cristina Fernández de Kirchner, que comenzó a exigir su candidatura, se encargó de convencer a la tropa de que Massa era la mejor opción y participó activamente en la campaña. Después de las PASO, sin embargo, comenzó otra etapa con un mayor protagonismo de Massa, y tanto la Vicepresidenta como Alberto Fernández dieron un paso al costado, casi desapareciendo de la escena pública. En esta segunda fase, Tigrins comenzó a polarizarse con Miley, así como a comparar la (relativa) paz interior lograda por el FdT con la batalla por el cambio que se había desatado juntos tras la victoria de Patricia Bullrich.

Luego de las elecciones generales, con ambas concesiones claramente establecidas y definidas, se inició la fase del «Gobierno de Unidad Nacional». Massa llamó a todos los actores políticos a formar un frente común contra la amenaza libertaria: les prometió una coalición de gobierno amplia y diversa con «los mejores» de cada partido de oposición en puestos de toma de decisiones (de la oficina anticorrupción). , pasando por el Directorio del Banco Central y el Gabinete Nacional). Dejó una de sus principales debilidades -el reproche de ser un «panqueque» o un «traidor»- para crear la visión de su futuro gobierno, subrayando la necesidad del diálogo y dejando una «grieta». Disidentes que durante mucho tiempo habían estado en desacuerdo con el kirchnerismo (Juan Manuel Urdubé, Natalia de la Sota, Graciela Camaño, Roberto Lavagna) y arrojaron la cuerda floja al extremismo atrapado entre un rechazo visceral a Millay y una alianza con sus aliados magristas. (Casi se rompió para apoyar al libertario).

Sin embargo, la verdadera estrategia (la única que UxP consideró que podía movilizar a la gente para votar por Massa) fue el miedo a Miley. El mercado de órganos, la privatización de la educación, la venta de niños, la identificación del matrimonio igualitario con la pediculosis, la libre venta de armas: estos son los ejes que el peronismo intentó explotar hasta el final. Ese es también el peligro que representa su inestabilidad emocional o su incapacidad para sostener el gobierno de un futuro gobierno (su escaso apoyo en el Congreso y su poca experiencia en la gestión de asuntos públicos).

READ  Los 30 mejores Lotes, Cestas Y Regalos capaces: la mejor revisión sobre Lotes, Cestas Y Regalos

Ahora finalmente ha llegado el día y el panorama es de absoluta incertidumbre. «Un día me desperté pensando que íbamos a ganar, al siguiente estaba seguro de que íbamos a perder»: la frase del líder peronista santafesino resumió el clima que prevaleció durante más de 72 horas. En la línea UxP. La gran incógnita es el 10 o 12 por ciento de indecisos que oscilan entre votar en blanco, no poder votar o decidir entrar en un cuarto oscuro. En los arreglos del LLA manejan el mismo número y ninguno de los comandos de campaña está del todo seguro de cómo se expresará. Sólo ellos saben que porcentaje definirá la elección.

La fórmula Massa-Rossi recibió alrededor de 9,8 millones de votos en las elecciones generales y se estima que necesitará otros 3 millones de votos para acercarse a una victoria en la segunda vuelta. El peronismo, para ganar, debe hacer una buena elección en el norte y no caer demasiado en el centro, es decir, las provincias con más reacción al kirchnerismo (y donde Miley pisa con más fuerza): Santa Fe, Córdoba y Mendoza. Sin embargo, como en toda elección, la verdadera batalla se da en la provincia de Buenos Aires: en la UxP calculan que necesitan más del 55 por ciento de los votos. El comando de campaña confía en que el aparato regional de gobernadores y intendentes funcione sin problemas, pero más de un dirigente bonaerense mira con preocupación los números del conurbano.

Javier Miele: Ira contra la autoridad

Desde un outsider exasperado que pasa horas en la televisión en horario de máxima audiencia hablando sobre dirigir el banco central hasta una final dentro de dos años contra un titular con más de 35 años de experiencia política: el viaje de Javier Mili ha sido, hasta ahora, uno de los más inusuales en los últimos 40 años de democracia. El economista de extrema derecha se consolidó como el principal líder de la oposición –hace un año, era común decir que el ganador de la Campiomita interna sería el futuro presidente de Argentina– y hoy permanece en el cargo. Favorito en todas las encuestas. Están entusiasmados con el LLA: el final de la campaña en Córdoba -con la participación estelar de su ex contrincante Patricia Bullrich- los satisfizo, y ahora esperan que las encuestas confirmen lo que pronosticaron meses atrás: el futuro de la Argentina está en libertario.

READ  La emotiva carta de Emmanuel Macron sobre Diego Marr ...

A diferencia de Massa, Milei tuvo que dar un giro de 180 grados tras las elecciones generales. Buscando votos que le permitieran superar su techo, escondió la motosierra libertaria, pactó con Mauricio Macri y lanzó una campaña diseñada por Marcos Peña (aunque más de un Macri, la falta de control público de la campaña (parecía (lamentó en voz alta la ausencia del ex jefe de gabinete macrista). Hizo su feroz protesta contra las castas y la reemplazó con un lema mesurado de “continuidad y cambio”. Abrazó a los líderes del PRO a quienes había acusado anteriormente de colocar bombas en jardines de infancia. rechazó la mayoría de sus propuestas gubernamentales (desde los bonos educativos hasta la privatización de la atención sanitaria) y acusó a los líderes que lo destituyeron de llevar a cabo una “campaña de miedo”.

Macri, a cambio, le ofreció más financiación y, esencialmente, una estructura de supervisión. El PRO asumió la tarea de supervisar la PBA y esas provincias y municipios. En el PRO lo achacan a la inexperiencia del LLA: «Son un desastre, son menos funcionales que Schiaretti en el conurbano. El problema es que asumieron dirigentes que rechazaban hasta el peronismo. Muchos agarran plata y luego te clavan». » en PBA se quejó enojado uno de los armadores magristas a cargo del estudio. Para tapar posibles escollos, el comando de campaña del PRO-LLA va a diseñar un sistema de auditoría, con militantes conduciendo a cada escuela verificando que no falten fiscales. De los desaparecidos, se contactará al centro de operaciones del distrito y se harán arreglos para enviar uno.

Más allá de los productos, LLA ya plantea la amenaza de fraude. En el PRO intentaron escapar, pero en el grupo de Milei dan señales de que se lanzarán con ánimo de lucha si el resultado no es a su favor. Por ejemplo, la semana pasada, Carina Miley y su equipo anunciaron que la Gendarmería había alterado el contenido de las urnas a favor de Massa. Tuvieron que salir y retirarse, pero el peronismo teme que le ataquen todo el día la idea de fraude. En UxP lo hacen para movilizar a fiscales y votantes, instalando el fantasma de un PJ corrupto que roba boletas, presiona a fiscales y cambia urnas en una fantasía antiperonista. Después de 40 años de democracia, por mucha confianza que pueda generar el trabajo del Consejo Nacional Electoral en todo el espectro político, la carrera tendrá un toque extra: el riesgo de que un grupo radical se niegue a aceptar la derrota.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

ENLARAMA.CL ES PARTICIPANTE EN EL PROGRAMA DE ASOCIADOS DE AMAZON SERVICES LLC, UN PROGRAMA DE PUBLICIDAD DE AFILIADOS DISEÑADO PARA PROPORCIONAR UN MEDIO PARA QUE LOS SITIOS GANAN TARIFAS DE PUBLICIDAD POR PUBLICIDAD Y ENLACE A AMAZON.COM. AMAZON, EL LOGOTIPO DE AMAZON, AMAZONSUPPLY Y EL LOGOTIPO DE AMAZONSUPPLY SON MARCAS COMERCIALES DE AMAZON.COM, INC. O SUS AFILIADAS. COMO ASOCIADO DE AMAZON, GANAMOS COMISIONES DE AFILIADOS DE COMPRAS QUE CALIFICAN. ¡GRACIAS, AMAZON POR AYUDARNOS A PAGAR LOS GASTOS DE NUESTRO SITIO WEB! TODAS LAS IMÁGENES DE LOS PRODUCTOS PERTENECEN A AMAZON.COM Y SUS VENDEDORES.
Blog Informativo Enlarama