Se han registrado nuevos enfrentamientos tras un sangriento motín que mató a 68 reclusos en una prisión ecuatoriana.

La policía aún no ha tomado el control de la prisión de El Lidoral (AFP).

El gobierno ecuatoriano advirtió este sábado sobre nuevos ataques entre internos de dos pabellones en el principal penal de la ciudad en Guayaquil, luego de una masacre registrada esta mañana en un penal que mató a 68 internos..

“En este momento, se están produciendo nuevos incidentes dentro de la prisión de Literal, con ataques de un pabellón a otro”, dijo el portavoz del gobierno ecuatoriano, Carlos Gijón, en una conferencia de prensa en Guayaquil (suroeste).

“Se están produciendo ataques entre el Pabellón 12 y el Pabellón 7”, explicó el portavoz, y agregó que “la policía ha ingresado al área en este momento para proteger la vida de los detenidos”.

Los enfrentamientos se producen pocas horas después de que 68 reclusos murieran en un motín dentro de una prisión literal que registró la peor masacre carcelaria en el país en septiembre pasado.

Un nuevo baño de sangre con cuerpos incinerados envolvió la principal prisión del puerto ecuatoriano de Guayaquil: Entre el viernes y el sábado, los reclusos lucharon con armas y municiones a pesar del estado de emergencia en las cárceles abarrotadas de Ecuador., La peor masacre en la historia carcelaria de América Latina este año.

Entonces estallaron nuevos conflictos Uno de los grupos invadió un pabellón para matar a miembros de la oposición.

Fueron “cruces de bala muy graves” cerca de las puertas de la prisión, una “situación de barbarie” descrita por Pablo Arosmena, el gobernador de Guayaquil, en Guayaquil (suroeste) en su jurisdicción.

Guardias militares detenidos frente a la prisión de Guayaquil 1 tras el estallido de violencia entre presos asesinados por 58 personas en Guayaquil, Ecuador, el 13 de noviembre de 2021 (AFP)
Guardias militares detenidos frente a la prisión de Guayaquil 1 tras el estallido de violencia entre presos asesinados por 58 personas en Guayaquil, Ecuador, el 13 de noviembre de 2021 (AFP)

Este sábado, la jefa de policía, general Tanya Varela, dijo en rueda de prensa las trágicas consecuencias de la polémica que ha sumido al país en una anarquía carcelaria sin precedentes. En el primer informe habló de 58 presos muertos, pero luego la fiscalía, en un tuit, elevó el número de muertos a 68 y anunció que 25 personas habían resultado heridas.

READ  Oscar Mediavilla Crítica amarga de su pasado artístico: "Yo era un guitarrista corriente, como muchos otros"

Las imágenes publicadas en los sitios de redes sociales muestran a algunos prisioneros prendiendo fuego a sus cuerpos ensangrentados.

En una transmisión en vivo en Facebook, un preso pide ayuda. “Muchos resultaron heridos y murieron en el suelo. No sabemos cuántos”, advirtió, advirtiendo que los atacantes estaban derribando muros a través de “huecos” abiertos por explosivos.

Por la mañana, policías con pasamontañas dejaron caer un cuerpo sobre las paredes ensangrentadas, observó el fotógrafo de AFP. En una de sus imágenes, el cuerpo de un hombre con uniforme naranja también se encuentra en la parte superior de la prisión.

“Son humanos”

El presidente Guillermo Lasso envió sus “condolencias” desde Twitter a las familias de las víctimas y exigió “herramientas institucionales adecuadas” para atender la emergencia carcelaria. Ocultó sus críticas al Tribunal Constitucional por limitar las excepciones a las cárceles y evitar que los militares ingresen a las cárceles.

Debido a las restricciones impuestas por los jueces, esta acción de emergencia se prolongará hasta finales de este mes.

La violencia no ha cesado desde septiembre, con más de 320 personas asesinadas en todas las cárceles en lo que va de año, con la masacre del viernes.

Desde el principio, decenas de familiares se reunieron frente a la cárcel, algunos con pancartas que decían “Son seres humanos, ayúdalos”, con el apoyo de un tanque en medio de una policía y un ejército.

Frustración entre familiares de presos (REUTERS / Santiago Arcos)
Frustración entre familiares de presos (REUTERS / Santiago Arcos)

Berta Yago, de 51 años, tía de un preso identificado como Roberto Sevalos, clamó por la liberación de su yerno: “Ayúdame a sacar a alguien de entre los muertos antes de que puedan sacarlo”. Según contó a la AFP, su primo ya había recibido un “cuchillo en la pierna” en otro enfrentamiento.

READ  Roberto Andrés Gallardo, juez que honra al Che Guevara por causar molestias a los gobiernos de Buenos Aires

Unos 8.400 reclusos en las cárceles de las ciudades andinas de Quenca y Ladakhga “se negaron a comer” el sábado, según la Agencia Penitenciaria (SNAI).

La prisión de KwaZulu-Natal es una de las más importantes del país, con 8.500 reclusos y una población del 60%, según cifras oficiales.

Pandillas rivales involucradas en el narcotráfico se han visto envueltas en una sangrienta disputa en esa prisión. Las autoridades han identificado al menos siete grupos, incluidos los choneros, lobos, tiguerones y Latin King.

Con información de EFE y AFP

Sigue leyendo:

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

Blog Informativo Enlarama