En un referéndum histórico, Chile votó abrumadoramente a favor de redactar una nueva constitución y dejar a Pinochet.

El conteo comenzó tan pronto como las mesas cerraron a las 8:00 pm (11:00 pm GMT) hora local y se confirmó el beneficio de la “aprobación” sobre una “hora de rechazo”. En Central Plaza Italia de Santiago, epicentro de las protestas del año pasado, el ingeniero Sebastián Landa, de 32 años, dijo a la AFP que “lo que está sucediendo hoy es inimaginable”.

“Se logró por todo lo que pasó hace un año. Puede que no sea mágico de la noche a la mañana, pero lo que está sucediendo ahora es que todos tenemos que hacer nuestra parte”, dijo. (1973-1990) se hizo popular y se reprodujo en altavoces.

Se invitó a votar a más de 14,7 millones de chilenos. Con la esperanza de máscaras y un cambio, se vieron largas filas en los colegios electorales, donde el procedimiento se realizó de manera incidental y con guardias de salud para prevenir la infección por virus coronarios.

En un país donde la votación es espontánea desde 2012, la participación en una cita electoral fue una figura clave en medio de una epidemia. Nota inmediata Cuando el presidente Sebastián Piñera fue elegido presidente en 2017, el 49,2% votó a favor.

“Hay mucha gente votando por todos lados. Nunca he visto tanta gente y tanta gente joven”, dijo José Gallardo, un taxista de 73 años que recorrió la ciudad esta mañana.

El referéndum está marcado por la posibilidad de cambios que abrirán este proceso electoral sin precedentes, que se decidió tras un amplio acuerdo político en noviembre del año pasado, casi un mes después del inicio de las protestas y enfrentamientos sociales el 18 de octubre de 2019. Violencia con policías tras subida de tarifas en el Metro de Santiago.

READ  Elecciones en los Estados Unidos, en vivo | Resultados y reacciones al éxito de Pitan | Elecciones de Estados Unidos

La elección se produce un año después de la marcha más grande de la democracia el 25 de octubre de 2019. Más de 1,2 millones de personas se dieron cita en torno a la Plaza Italia de Santiago, demostrando la profundidad y amplitud del descontento social que se ha acumulado a lo largo de las décadas en un país, considerado un modelo de crecimiento económico y estabilidad en América Latina.

“Un año después de la explosión social, la primera oportunidad real de hacer los cambios necesarios para mejorar la salud, la educación y una sociedad igualitaria”, dijo Pilar Mattus, una maestra de 47 años que participó en la gran marcha. .

El presidente Piñera, que se ha mantenido neutral hasta la fecha y no ha revelado si va a votar oa oponerse, inicialmente votó y pidió a sus compañeros que acudieran a las urnas diciendo “todas las voces son importantes”. “Rechaza la violencia y abraza el camino de la unidad”, llamó.

“Llevamos más de un año esperando (esto), y este es un hecho histórico en nuestro país”, dijo a la AFP Elías Pérez, psicólogo de 39 años que votó en el estadio nacional de Santiago, un hito en la historia, dijo a la AFP. La mujer chilena se ha transformado en el centro de votación más grande del país hasta el día de hoy.

Un año después de que comenzaran las protestas, Chile apuesta por las elecciones para cambiar la constitución redactada en 1980, para enterrar deliberadamente la sombra de la dictadura de Pinochet y abordar en silencio los problemas de desigualdad y exclusión. Explosión social ”Octubre.

READ  La cantidad de personas que ponen el clima tenso de Estados Unidos cerca de la Casa Blanca está mejorando lentamente

Para un gran segmento de la población, la Constitución de 1980 es la madre de las desigualdades en Chile. Si bien la Carta Magna no establece la privatización de sectores básicos como la salud o la educación, sí incentiva la contribución del sector privado y reduce el tamaño del estado.

Pero para los críticos del proceso, un cambio en la constitución socavaría la salud y el desarrollo social de la economía.

“Un objetivo clave de este proceso blockchain es dejar la sombra de la dictadura de Pinochet (…) creada bajo el uso de la fuerza”, dijo a la AFP Marcelo Mella, politólogo de la Universidad de Santiago.

El segundo objetivo, añadió Mella, es que “los problemas estructurales que pueden resolverse por medios políticos y pacíficos, es decir, la desigualdad y la exclusión”.

Además de elegir entre “aprobación” y “rechazo”, los votantes finalmente definieron el sistema para redactar la nueva constitución: una “conferencia mixta” de 172 miembros, distribuidos equitativamente entre ciudadanos electos y miembros en ejercicio del parlamento, o una “conferencia constitucional” de 155 miembros Los miembros también deben ser elegidos popularmente.

Written By
More from Arzu

Guzmán: “Queremos ser 4 años y medio …

Ministro de Economía, Martín Guzmán, Confirmó que está en conversaciones con el...
Read More

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *